La meteorología aeronáutica en apoyo a la seguridad y la eficacia de la industria de la aviación

La seguridad y la eficacia de la aviación, los riesgos ambientales y la protección del medioambiente, así como los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos y del cambio climático figuran en el orden del día de la Comisión de Meteorología Aeronáutica de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El tránsito aéreo se duplica cada 15 años, la competencia y la congestión del tráfico van en aumento, y las exigencias de la navegación aérea están en constante evolución. Hoy en día la seguridad aérea reviste la máxima importancia, por lo que la demanda de una mayor gama de servicios meteorológicos nacionales y regionales está aumentando.

Los participantes en la reunión de la Comisión de la OMM, que se celebrará en la Universidad de Exeter bajo los auspicios de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, debatirán sobre la forma de hacer frente a los retos presentes y futuros y de optimizar el apoyo de la meteorología aeronáutica al transporte y la navegación aéreos.

“La aviación es uno de los sectores de la economía más sensibles a las condiciones meteorológicas. La ciencia y la tecnología están avanzando rápidamente, al igual que las exigencias de los usuarios”, declaró el presidente de la Comisión de Meteorología Aeronáutica, C. M. Shun (Observatorio de Hong Kong). “Tenemos que asegurarnos de que los meteorólogos colaboren estrechamente con los usuarios y los investigadores para seguir desarrollando nuevos servicios adecuados y fiables, tanto hoy como en el futuro“.

“¡Ahora mismo asistimos a una época apasionante de la meteorología aeronáutica! En estos momentos disponemos de muchos más datos y conocimientos científicos sobre meteorología de gran interés”, manifestó el vicepresidente de la Comisión Ian Lisk (Oficina Meteorológica del Reino Unido). “La Comisión cooperará estrechamente con Miembros de la Organización Meteorológica Mundial del mundo entero y con los colegas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) a fin de encontrar nuevas formas de aprovechar al máximo la información disponible, y de que esta sea pertinente y útil para toda la industria aeronáutica en general”.

Fenómenos meteorológicos extremos y cambio climático

Tres cuartas partes de las demoras importantes de los vuelos en las regiones con alta densidad de tránsito aéreo guardan relación con las condiciones meteorológicas —tales como la convección, la turbulencia, el engelamiento, la niebla, el viento, la nieve o los ciclones tropicales— y casi la mitad de los accidentes aéreos se producen por culpa de unas condiciones meteorológicas desfavorables.

Otros peligros para la aviación son las erupciones volcánicas y las nubes de cenizas volcánicas, las tormentas de polvo y arena, y fenómenos como los de tipo espacial meteorológico o las tormentas geomagnéticas.

Al mismo tiempo, crece la preocupación en cuanto a la contaminación acústica y atmosférica y a la considerable huella de carbono que deja la aviación. Los servicios meteorológicos ayudan a la industria aeronáutica a reducir el tiempo de duración de los vuelos y el consumo de combustible.

En la planificación a largo plazo cada vez se tiene más en cuenta el cambio climático porque puede influir en la demanda de viajes por vía aérea y en la elección del destino. Los aeródromos costeros podrían verse cada vez más afectados por mareas de tempestad agravadas por el aumento del nivel del mar y por tormentas más fuertes.

El cambio climático puede conducir a cambios de temperaturas máximas y mínimas, la turbulencia, la intensidad y el trayecto de los ciclones tropicales, y la frecuencia e intensidad de las descargas eléctricas, lo cual tendría repercusiones para la aviación.

Preparando el futuro


La reunión de la Comisión, que normalmente se celebra cada cuatro años, estará precedida por una Conferencia Técnica (TECO), de un día de duración, que llevará por tema “El futuro es ahora: la meteorología como apoyo a la toma de decisiones en materia de aviación”.

En la reunión se abordarán, entre otros, el tema de las aplicaciones de los metadatos y la inteligencia artificial a la meteorología aeronáutica, la mejora de los servicios regionales de información sobre las condiciones meteorológicas peligrosas, la integración de los datos meteorológicos en el sistema de gestión del tránsito aéreo y de las prioridades para la década de 2020.

La aviación civil internacional ha puesto en marcha un amplio programa de modernización que se extenderá hasta 2030 y que propiciará importantes cambios en la forma de suministrar y utilizar los datos y servicios meteorológicos. La reforma está encabezada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que prevé implantar un sistema de gestión del tránsito aéreo que esté armonizado y que pueda funcionar a escala internacional, lo cual requiere a su vez la coherencia y la armonización de la información meteorológica a escala mundial.

En la reunión de la Comisión se debatirán los avances de última generación actuales y previstos en las ciencias y tecnologías meteorológicas que respaldan al sector aeronáutico, y se analizará de qué manera se podría acelerar la transición de esos avances a las operaciones.

Fuente: tiempo.com